La historia de Chuiquito Gómez llegó a la televisión nacional.

2019-10-04 - 05:32:11 |

IMAGEN

El país entero se conmovió el miércoles por la noche en ¿Quién quiere ser millonario?, el programa que conduce Santiago del Moro en Telefe, al conocer la historia de Sergio ‘Chiquito’ Gómez (33), el misionero que mide 2,26 metros de altura y necesita conseguir dinero para costear su tratamiento que significa para él continuar viviendo. Es que, según contó durante su participación en el ciclo de televisión, "en mayo de este año me descompuse mal y empecé a hacer un tratamiento que es carísimo".

Y es que Sergio - que es oriundo de Candelaria pero vive en Buenos Aires-, padece gigantismo y a pesar de su edad no deja de crecer. Además, en mayo pasado se le detectó un tumor cerebral que puso en riesgo su vida.

El hombre es de pocas palabras, pero siempre tiene a su lado a Blanca Pereira, su mujer, para poder describir la situación que están viviendo: "Cuando me dijeron lo que él tenía se me vino el mundo abajo. Además de seguir creciendo, él tiene un tumor". 

Para que Sergio pueda sobrevivir lo tienen que operar, pero antes debe seguir un riguroso tratamiento con una medicación que no se consigue en Argentina: "Sale mucha plata porque viene de Francia. Pero lo necesitamos para que él siga viviendo". El tratamiento para que se pueda encapsular el tumor y no siga apretando el cerebro es mensual, y cada ampolla sale 100 mil pesos. 

En el programa la pareja ganó medio millón de pesos pero esa suma le alcanza para unas cinco ampollas. "Hemos golpeado puertas pero nunca se abrió ninguna. Es más ni el carnet para viajar gratis consigo, ya he presentado notas y nada, es difícil trasladarme ya que en los colectivos debo viajar agachado, ya no puedo trabajar por los mareos que sufro a causa del tumor por lo que el único sostén de la casa es el trabajo que realiza mi esposa, que trabaja en casas de familia y los fines de semana como seguridad en boliches”, contó Chiquito a El Territorio.

En esa misma línea agregó: “Antes mi sueño era trabajar, hoy es que mejore mi salud. Soy joven aún y quiero vivir, dependo de una medicación tan costosa y muchas veces tengo miedo de no poder completar el tratamiento por la falta de la plata para comprar".

Blanca, sostuvo: "La lucha es grande, es triste porque mi grandote sufre mucho. Yo hago todo el esfuerzo del mundo para lograr que él tenga sus medicamentos y no voy a bajar los brazos. El dinero que ganamos anoche ya es un gran alivio. Dicen que nos pagarán en dos o tres meses, pero acá lo importante es que en ese tiempo, para unos meses, mi esposo tendrá una de las medicaciones”.

La mujer contó que se habilitó una cuenta bancaria para quien quiera colaborar con dinero. La cuenta es una caja de ahorro número 510964/7 de la sucursal 4004 del Banco Provincia de Buenos Aires. “No importa el monto, importa que entre todos podremos salvar la vida de mi esposo”, dijo. 

Este medio además consultó a Gustavo Encina, de un comedor de Candelaria quien le daba changas cuando Sergio vivía en la localidad: "Es una buena persona y le costaba mucho acomodarse en la cocina porque debía agacharse para lograr hacer el trabajo, pero tenía una voluntad increíble, admirable. La vida es sorprendente en estos casos y estoy seguro que saldrá adelante con la ayuda de todos”.








COMENTARIOS

No hay comentarios para esta noticia.-


COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación