Ordenaron detener al otro docente acusado de abuso. 

2020-07-24 - 06:04:59 |

IMAGEN

Tras la detención el miércoles del profesor de música acusado de violar durante años a su hija en Jardín América, ahora la Justicia también ordenó la captura de su hermano, otro docente que registra una denuncia de similares características en su contra. 

Los implicados son Néstor Fabián V. y Ángel Norberto V., uno profesor de música y el otro profesor de informática, respectivamente. Ambos registran denuncias prácticamente idénticas. El primero de ellos fue acusado por su propia hija biológica, mientras que el otro es apuntado por su hijastra, a quien crió desde pequeña e incluso le dio su apellido. 

Néstor fue detenido el miércoles a la tarde y desde ese momento permanece privado de su libertad, pero ahora se supo que la Justicia también ordenó la detención de su hermano. 

Las fuentes consultadas indicaron que la detención fue ordenada por el magistrado Roberto Sena, titular del Juzgado de Instrucción Dos de Jardín América, pero que actualmente está subrogando el Juzgado de Instrucción Uno de Puerto Rico, donde se tramita ambas causas. 

Según ampliaron, ayer por la tarde la Policía ejecutó un allanamiento en la casa de Ángel Norberto, pero el sujeto no fue hallado por lo que hasta el cierre de esta edición continuaba siendo buscado. 

La denuncia por la cual debe responder ante la Justicia fue radicada por su hijastra, que actualmente tiene 19 años y que hace dos años rompió el silencio para contarle a su mamá los abusos que había padecido a manos de su padrastro desde pequeña. 

En esa instancia, aseguró que el sujeto la violaba y amenazaba para que no cuente los hechos. La pareja ya estaba separada desde hacía varios años por episodios de violencia, según denunció oportunamente la madre de la chica. 

Acusaciones
Las acusaciones salieron a la luz esta semana tras una publicación de este matutino y una entrevista con la joven que denunció a su padre, Néstor Fabián, por los abusos sexuales que sufrió durante su niñez y adolescencia. 

La muchacha que hoy tiene 25 años contó que hasta los 21 fue presa de su papá, quien la violó desde pequeña y controlaba todos los aspectos de su vida.

“Pero a los 21 años, el 16 de septiembre de 2016, tomé la decisión de irme de mi casa. Ese día mi ahijado cumplió un año y fui a cenar a la casa. Nos sentamos a la mesa con la familia de mis compadres, cuando recibí un WhatsApp de mi papá diciendo que ya era tarde y que tenía que volver a mi casa. Le respondí que recién nos habíamos sentado a cenar y ahí empezó mi pesadilla. Amenazó con buscarme y golpearme, y no paraba de mandar mensajes”, expresó.

Ante tamaña situación, la joven tuvo una crisis de nervios y comenzó a llorar. Su comadre la tranquilizó y la invitó a quedarse con ella. Nunca más regresó a la casa paterna y fue el primer paso para salir del infierno en vivió desde su infancia. Pero el acusado comenzó a amenazarla y la alejó de su madre.

Afortunadamente, la víctima encontró contención en la familia materna y con el tiempo tomó la decisión de radicar la denuncia.

Luego, contó que después del incidente del 2016 su padre comenzó a intimidarla de todas las maneras posibles, al punto que temió por su vida. “Como las amenazas eran constantes, me dirigí a la Comisaría de la Mujer y radiqué una exposición por violencia psicológica y física. Recién pasado el tiempo tuve el valor de hacer la denuncia por abuso sexual de mi padre hacia mí cuando era una nena”, continuó.

Finalmente, el 18 de enero de 2019 radicó la denuncia por abuso sexual contra su propio progenitor.

El grave y complejo caso fue denunciado en el Juzgado de Instrucción Dos de Jardín América, aunque los hechos señalados se habrían producido antes de la creación de esa sede judicial, por lo cual el magistrado Sena se declaró incompetente y ante ello la causa fue remitida al Juzgado de Instrucción Uno de Puerto Rico, a cargo de Balanda Gómez.








COMENTARIOS

No hay comentarios para esta noticia.-


COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación