Piden que vuelva a funcionar el transporte a media distancia. 

2020-05-20 - 05:21:18 |

IMAGEN

De a poco comienzan a regularizarse algunas actividades.  Sin embargo, hay otros sectores que aún no tienen señales de una reactivación, como es el caso del transporte de media y larga distancia. En Misiones, principalmente los colectivos de media distancia, están siendo muy requeridos, puesto que son muchos los vecinos que se movilizan de una localidad a otra, ya sea por trabajo o salud. En la contraparte, los empresarios transportistas solicitan la apertura cuanto antes, con los protocolos de seguridad adecuados, para circular y poder volver a generar ingresos. 

Es el caso de la firma Río Uruguay, que presentó protocolos para el retorno del servicio tanto en Misiones como en Corrientes. De la misma manera, desde la Cámara Misionera de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Caemtap) adelantaron que se encuentran trabajando en protocolos para el servicio en la provincia. 

En diálogo con El Territorio, el propietario de la empresa Río Uruguay, Darío Skrabiuk, adujo que la situación es compleja, y si bien, se encuentran haciendo lo que pueden para ayudar a los alrededor de 450 empleados que tienen, “la empresa también tiene compromisos previos, que habían sido tomados antes de la cuarentena, y que nos complica aún más el panorama”. 

Control y prevención

En un documento con más de 30 páginas, Río Uruguay detalla las medidas que se tomarían para volver a las rutas, salvaguardando a los choferes y guardas, como también a los pasajeros. Según Skrabiuk, la idea es trabajar al menos en media distancia, es decir, dentro de la provincia. “Se piensa en no trabajar como antes, sino de a poco y con una ocupación que no exceda el 60, 70 por ciento de la capacidad, con cabinas sanitizantes, alfombras especiales, una declaración jurada que deberían firmar y se le tomaría la temperatura antes de subir al coche”, explicó. 

En primer lugar, el protocolo presentado conforma un comité de prevención y crisis institucional, compuesto por integrantes de la firma. Sería entonces este órgano interno el encargado de controlar el cumplimiento de las medidas de prevención, seguridad e higiene. Se prevén capacitaciones al personal. 

Entre las disposiciones englobadas dentro del documento, se establece que para el ingreso a la empresa, el personal – y toda aquella persona ajena que entre al establecimiento- deberá pasar por un puesto de control, en el que le tomarán la temperatura y declaración jurada sobre el estado de salud. 

La firma además proveerá de los elementos de protección personal para evitar posibles contagios de Covid-19. A su vez, se reorganizará los horarios de entrada y salida para evitar aglomeraciones. 

Se deberá mantener el distanciamiento social en el ámbito laboral y espacios comunes de un metro y medio, con prohibición de contacto y saludos de forma física. 

Para pasajeros

En el caso de la venta de pasajes, por ejemplo, cada local deberá trabajar con una capacidad que permita un distanciamiento de dos metros entre cada persona. Además, habrá horarios especiales para embarazadas, mayores de 60 años y grupos de riesgo.

En cuanto al momento de viajar, el protocolo fija que tanto pasajeros como choferes deberán usar tapabocas, manteniendo una distancia de metro y medio. Esto último también se aplicará entre los pasajeros, realizando la separación prudencial de las butacas a ocupar al momento de la compra de pasajes. En tanto, cada pasajero deberá someterse al control de temperatura corporal tanto en el ascenso como en el descenso. Si alguno tiene más de 37,5º no podrá realizar el viaje. 

Para subir al vehículo, deberán presentar DNI, pasaje y declaración jurada en la que conste el estado de salud actual del pasajero y el control de temperatura corporal efectuado.

De igual forma se prevé la desinfección de volantes, palanca de cambios y demás elementos de manera constante. Finalmente, el protocolo establece que los pasajeros no podrán descender en las terminales intermedias que no sean su destino final.

“La situación está muy compleja, es muy delicada y estamos muy preocupados. Queremos salir a trabajar, por lo menos dentro de la provincia. Esto vino para quedarse y va a cambiar el mundo, si no tomamos conciencia estamos mal. Y nuestra situación es compleja, hace 60 días estamos parados”, sostuvo. 

Al tiempo que dijo que “son muchos los empleados que están a la expectativa de volver a trabajar. Con el subsidio del gobierno se hace lo que se puede pero también tenemos compromisos asumidos porque nadie sabía que se iba a parar el país”. 








COMENTARIOS

No hay comentarios para esta noticia.-


COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación