Detuvieron en Brasil al sospechoso de matar y enterrar a su madrastra. 

2020-02-07 - 05:20:09 |

IMAGEN

Había tenido al menos una semana para escapar, por los que la búsqueda por parte de las autoridades policiales en distintas partes del Norte misionero parecía inútil. La sospecha era que estaba en Brasil y sería muy difícil su detención, pero no fue así. 

Si bien se encontraba en el vecino país, no estaba tan lejos y el constante intercambio de información de la Policía de Misiones y las autoridades policiales locales permitieron la detención de un hombre acusado de matar a su madrastra. Así terminó su periplo como fugitivo y deberá afrontar el proceso judicial ante la Justicia misionera. 

Se trata de Jorge A. (37), principal sospechoso de asesinar a Salete Rodríguez López (54), mujer brasileña hallada en un maizal en su chacra del Paraje Santa Isabel, cerca de San Antonio, pero en jurisdicción de la comisaría de Piñalito del Norte. 

Según manifestaron fuentes policiales ligadas al caso a El Territorio, fue atrapado ayer por la mañana por la Policía Militar de Brasil en una comunidad del interior de Dionísio Cerqueira llamada Linha Presidente Vargas, cerca de la frontera con Bernardo de Irigoyen.  

El hombre no tenía documentaciones y obviamente había migrado de forma ilegal. 

Concretada su detención, los efectivos brasileños dieron aviso a sus pares de la Unidad Regional XII y una comisión de la División de Infantería, Comando Radioeléctrico y Brigada de Investigaciones se trasladó al lugar para coordinar el traslado a suelo argentino, que se concretó finalmente en horas de las tarde. 

Según los medios del vecino país, en principio fue alojado a la cárcel Unidade Prisional Avançada de São José do Cedro. Sin embargo, cerca de las 16.30 el hombre cruzó la frontera y fue alojado en la Comisaría de Bernardo de Irigoyen, donde espera determinaciones del Juzgado de Instrucción Uno de Eldorado, que dirige Roberto Saldaña.

El magistrado dispondrá su traslado a la Capital del Trabajo para llevar adelante la audiencia indagatoria, en la que el sospechoso podrá dar su versión de los hechos o bien abstenerse a declarar sin que eso sea considerado en su contra. 

Macabro hallazgo

Como informó este medio, el crimen de Salete empezó a descubrirse el jueves 30 de enero a la tarde, cuando la hermana de la víctima se presentó en la dependencia policial y expresó su preocupación por el paradero de la mujer. Dijo que vive en Puerto Iguazú, que no podía comunicarse con su familiar y que los vecinos le expresaron que desde hacía más o menos ocho días no la veían. 

Los uniformados fueron hasta la vivienda y confirmaron que estaba deshabitada. No hubo que recorrer mucho hasta que, a unos 20 metros de la construcción, en medio de plantas de maíz, detectaron la tierra removida. Con palas, guantes y barbijos, dos efectivos empezaron a escarbar y se toparon con el cadáver, que estaba “semienterrado”, según la fuerza policial. 

El médico policial que se hizo presente en la escena describió que el cuerpo estaba en un avanzado estado de descomposición y por esa razón no pudo detectar hematomas o lesiones que hayan causado la muerte. De todas formas se ordenó el traslado a la Morgue Judicial para el correspondiente examen de autopsia, donde los profesionales detectaron golpes en la cabeza. 

Del relevamiento de testimoniales los pesquisas reconstruyeron que la mujer vivía en el lugar con su marido, Jesús Antúnez (75), quien murió el 8 de enero por problemas de salud. También acompañaba a la pareja desde hace un año Jorge (37), ahora detenido, de quien no había rastros. La lupa se posó inmediatamente sobre él. 

El hombre no había sido visto desde el miércoles anterior y los vecinos describieron que había estado muy nervioso en los días anteriores. El sospechoso había manifestado sus ganas de vender la chacra que se convirtió en escena del crimen, que tiene unas cuatro hectáreas. Incluso comercializó chapas y aberturas de la vivienda que compartía con los ancianos.  

Y también surgió un dato más que escabroso: a los vecinos les dijo que su madrastra había viajado a Brasil y por eso no la veían por el lugar. 

Con todos estos elementos, todas las dependencias de la Unidad Regional XII, con sede en Bernardo de Irigoyen, fueron advertidas sobre el prófugo. También dieron aviso a sus pares de las unidades regionales de Puerto Iguazú y San Vicente y una comisión especial de investigadores fue a la zona para colaborar. 

Los puntos más donde se intensificó la búsqueda fueron Comandante Andresito y San Pedro. Es que antes de mudarse a Paraje Isabela, la familia había residido en Andresito y en la Capital de la Araucaria también tienen familiares. No obtuvieron los resultados esperados y todo indicaba que el sujeto se había recluido en Brasil como finalmente se confirmó. 








COMENTARIOS

No hay comentarios para esta noticia.-


COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación