La construcción se reactiva empujada por licitaciones y ventas de materiales. 

2020-02-06 - 04:59:13 |

IMAGEN

El rubro de la construcción cerró el 2019 con indicadores negativos. Es que la actividad bajó 7,3% en diciembre en relación con noviembre y tuvo una baja del 6,4% de forma interanual (ver El sector...), según informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

En Misiones desde ese mes se observaron signos de reactivación en la obra pública. Desde la Cámara Misionera de Empresas Constructora (Cameca) señalaron que se convocó a licitaciones para la construcción de viviendas dentro de la órbita provincial, en un mes de escaso movimiento de la materia. En este punto, destacaron que la demanda se mantuvo gracias a las políticas de Estado del gobierno provincial en la materia.

Asimismo, referentes del sector manifestaron a este medio que la convocatoria es para edificar 1.900 propiedades y generó diversas expectativas para salir de la crisis que afectó en los últimos años al rubro.

En lo que respecta a los insumos para la construcción señalaron que, en el último trimestre de 2019 y durante enero, las ventas fueron por encima de la inflación y que gracias a las promociones y ofertas se evitó una merma en la compra.

En repunte

“Generalmente, los finales de año y los primeros meses son tiempos con poca demanda en el sector de la construcción. El 26 de diciembre comenzó el movimiento con un llamado a licitación del Iprodha para 1.900 viviendas tradicionales -de mampostería- por parte del Iprodha”, destacó Juan Carlos Butiuk, vicepresidente de Cameca.

En diálogo con El Territorio calificó esta convocatoria como una primera señal de reactivación de la obra pública a nivel general.

“La obra pública en Misiones siempre fue una política de Estado, que permitió que muchas de las pequeñas empresas puedan continuar con la actividad y que permitieron que se sostenga el andamiaje”, destacó.

Al mismo tiempo que consideró: “Esta licitación que hubo a finales de diciembre augura un buen panorama para los próximos meses, y que significa que se están acomodando algunas cosas antes, para luego rodar a pleno las máquinas. Y también genera mucho optimismo en todos los estamentos del rubro de la construcción”.

Planteó que en los últimos años las pymes del sector constructivo se encontraron inmersas en un profunda crisis que, en efecto, derivó en una merma en el número de trabajadores registrados.

Por su parte, Alejandro Cáceres Barrios, presidente de la Cámara de la Construcción Argentina delegación Misiones, comentó que mediante las gestiones del gobierno provincial la obra pública en el territorio provincial se mantuvo estable, cuando a nivel nacional disminuyó la cantidad de licitaciones durante la administración del ex presidente Mauricio Macri.

“Sobre finales del año pasado hubo un llamado a licitación muy importante, tanto por el tiempo y cantidad de que no solíamos tener a esa altura del año”, indicó.

Agregó que entre diciembre y febrero disminuye la actividad, pero que constituyen meses claves para observar el panorama para lo que resta del año.

Expectativas

Días atrás, el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, manifestó en declaraciones públicas que “el presidente Alberto Fernández me encomendó volver a poner en marcha la obra pública en la Argentina, como insumo fundamental para combatir el hambre y la pobreza en nuestro país”.

Al respecto, Butiuk subrayó: “Hubo reuniones en Buenos Aires para definir líneas de acción para repuntar la actividad, ya que Cameca está dentro de la Confederación de Pymes Constructoras, y avanzamos en el estado de situación de nuestra región para lograr decisiones nacionales”.

Calificó como positiva la decisión de Nación de la moratoria con quitas del 42% para pequeñas y medianas empresas de todo el país “que implicará poner en orden la situación para salir adelante” y destacó que “profundiza en las líneas de trabajo entre Nación y provincia”.

En tanto que Cáceres Barrios puntualizó que desde la Cámara de la Construcción “hay muchas expectativas por los anuncios, más aún para las empresas pymes que se dedican a la arquitectura, que también se vieron afectadas”.

“Hablaron de reactivar el Ministerio de Hábitat para la construcción de casas, y es un punto fundamental para las pymes, ya que gran parte de la demanda viene de parte de Nación y las provincias para las nuevas edificaciones”, subrayó.

Por último, el referente de la construcción habló sobre la demanda habitacional y dijo que, con una pronta reactivación de la economía, progresivamente se responderán las necesidades que hay en la materia.

“Por el momento no se podrá cubrir rápidamente la demanda habitacional, pero con los vientos a favor vamos a poder acompañar esos pedidos. Hay una demora en este punto porque, en los últimos cuatro años, Nación no construyó viviendas y no promulgaron programas nacionales”, refirió.

Ventas en ascenso

Durante el último trimestre de 2019 y en enero de este año las ventas de materiales de la construcción tuvieron un marcado crecimiento.

Victoria Farías Walter, gerente del salón de diseño y materiales de Familia Bercomat, afirmó que “las ventas fueron superiores a la inflación, que da un panorama positivo del sector de la construcción y que representaron los mejores meses en cuanto ventas, pese a que enero es un mes con baja demanda por la estacionalidad”.

Atribuyó al incremento en las ventas a las ofertas y promociones, que incentivaron la inversión en la construcción.

“El cliente prefiere invertir en la parte edilicia que en otro tipo de activos y, durante enero, aprovechó las promociones en las listas comerciales, que oscilaron entre el 25 y 40 por ciento. Esto evitó una caída en las ventas, dado el mes. También, se observó a una reactivación, no sólo de la obra pública, sino del sector privado también”, concluyó. 

 

El sector cerró con una caída del 7,9% en 2019

Según informó ayer el Indec, el indicador sintético de la actividad de la construcción (Isac) mostró una caída del 6,4% respecto a diciembre de 2018, y el acumulado de 2019 en el índice presentó una disminución del 7,9%, en comparación con 2018.

Asimismo, el índice de la serie desestacionalizada mostró una variación negativa del 7,3% respecto a noviembre del año pasado, y el índice tendencia-ciclo registró una merma del 1,8% también en relación con el pasado mes.

De esta manera, el 2019 concluyó en todos sus meses con valores negativos en uno de los rubros claves de la economía argentina.

La entidad estadística también precisó sobre los datos del consumo de los insumos para la construcción que, con relación a igual mes del 2018, tuvo bajas del 47% en asfalto, 26% en hormigón elaborado y 25% en el resto de los insumos, que incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción).

Además, se registró bajas del 20,6% en lo que respecta a las ventas de mosaicos graníticos y calcáreos, un 10,6% de merma en placas de yeso, 9,4% en cemento portland, 7,5% en pinturas de construcción y 3% en hierro redondo y aceros para la construcción.

En tanto, se observaron subas de 27,1% en pisos y revestimientos cerámicos,19,8% en cales, 17,8% en artículos sanitarios de cerámica, 15,5% en ladrillos huecos y 3,6% en yesos.

Por su parte, de acuerdo a las variaciones del acumulado durante 2019 en su conjunto, y en relación con 2018, la mayor caída en las ventas se registró en el asfalto, que bajó 16,7% en ventas. Le siguieron hierro redondo y aceros para la construcción con 11,6% cada uno y 9,5% los pisos y revestimientos cerámicos.

En lo que respecta a los puestos de trabajo dentro del sector, a nivel nacional se registró una caída del 9,2%, ya que se registraron un total de 397.905 trabajadores asalariados en la construcción.

De esta manera, el último año de la gestión de Mauricio Macri concluyó con fuertes caídas en general en todo el rubro de la construcción. 








COMENTARIOS

No hay comentarios para esta noticia.-


COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación