Violento intento de asalto de un grupo comando en Posadas.  

2019-12-13 - 05:47:34 |

IMAGEN

“‘Somos de la Policía’, dice que gritaban ellos mientras pedían a los gritos que abra la puerta”, resumió Raúl Bentancur en una frase el infierno que padeció durante varios minutos su hijo Marcelo, propietario de la carnicería Abasto El Corral, de la capital provincial, quien junto a su esposa y sus cuatro hijos fue sorprendido dentro de su vivienda por un grupo de encapuchados que intentaron llevarse dinero y objetos de valor. 

 

Pero, por fortuna, la familia corrió y se refugió en una habitación de la casa cuya puerta posee un blindaje reforzado que contuvo los golpes y los esfuerzos por parte de los ladrones por ingresar a la morada. 

 

En torno a este grave hecho, hasta anoche la Policía continuaba con la búsqueda de los malvivientes que, de acuerdo a los dichos de los damnificados, estaban fuertemente armados y manejaban una logística y organización bastante aceitada.

 

Según pudo reconstruir este matutino en base a fuentes consultadas, el ataque se produjo minutos después de las 22 del miércoles en una propiedad ubicada sobre la avenida de acceso al paraje Nemesio Parma, frente a la entrada al Aeroclub de Posadas. 

 

De acuerdo al relato hecho por el padre del damnificado en el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva, los delincuentes habrían accedido al terreno por una de las propiedades lindantes. 

 

Como consecuencia de esto, tomaron por sorpresa a un muchacho que trabaja como sereno para los Bentancur y que a raíz de la inesperada visita resultó con golpes en distintas partes del cuerpo, aunque ninguno de extrema gravedad. 
 

Crudo relato

 

“Fue anoche (por el miércoles) alrededor de las 22. Él estaba adentro con sus hijos y su esposa. Decí que estaba en su dormitorio, porque si estaban afuera los iban agarrar a todos e iba a terminar en un asesinato”, comenzó Raúl el relato sobre lo acontecido en casa del comerciante. 

 

El hombre recordó que es la segunda vez que Marcelo es atacado por delincuentes y que en el 2000 él también fue víctima de malvivientes. 

“Él -por Marcelo- sintió los ruidos y ahí se percató de que había gente adentro. Para ese entonces al sereno de él, que estaba en el portón grande, ya lo habían golpeado y ya habían entrado”. 

 

El familiar contó además que su hijo “se quedó dentro de su habitación y que por esto no pudieron tumbar la puerta. La mujer mandó un mensaje a la familia y nosotros llamamos urgente a la Policía”. 

 

A causa de la fuerza que hizo para contener el portal, el dueño de casa resultó con algunas heridas en uno de sus brazos.

 

Raúl añadió que lo primeros pedidos de auxilio que recibió de parte de su hijo fueron “nos están robando, nos están asaltando”. En medio de esa situación los desconocidos gritaban que pertenecían a la Policía y que requerían entrar de inmediato al inmueble.

 

Por otra parte, en relación a los desconocidos, el entrevistado comentó que al menos cuatro llegaron hasta la sala de la casa y no descarta que otros dos estuvieran esperando en otro sector para el escape. 

 

“Cuatro vio él, pero seguro eran más porque sintió ruido por atrás, como es de dos pisos la casa. Vio a los tipos encapuchados y con botas de acero, tipo policía, bien preparado era el asunto, bien organizado”, señaló Raúl. 

 

“Ya estamos bastante perseguidos con todo esto. Es un riesgo de vida porque estaban mis nietos, estaban todos en la casa. Decí que no pudieron entrar por la puerta blindada, porque hasta adentro del salón llegaron”, añadió. 

 

Los asaltantes escaparon del lugar sin poder llevarse dinero ni objetos de mucho valor. Al parecer habrían utilizado un Volkswagen Voyage con el cual huyeron hacia la zona de la avenida 115 y Centenario. 

 

Más allá de esto, hasta ayer la Policía buscaba encontrar pistas o rastros de los malvivientes. Para ello era clave el análisis de cámaras de seguridad de la ruta nacional 12.








COMENTARIOS

No hay comentarios para esta noticia.-


COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación